La humedad sobre las ventanas se produce cuando se condensa el vapor de agua, que está en el aire, al entrar en contacto con una superficie fría. Así las principales causas de la condensación serían un exceso de humedad en el ambiente, una ventilación insuficiente, una inadecuada calefacción, y un deficiente aislamiento.

A evitar la dichosa humedad que estropea nuestras paredes y suelos, pueden ayudarnos los siguientes consejos:

– Reducir en lo posible la acumulación de humedad: no tender ropa en el interior de la vivienda, mantener cerradas las puertas de cocina y baño, cocinar con las ollas tapadas y con el extractor en marcha, …

– Ventilar adecuadamente.

– Situar calefactores o deshumidificadores en aquellos puntos, donde más se produce este efecto.

– Disponer de un aislamiento adecuado.

En Euroal le podemos ofrecer los mejores aislamientos: carpinterías con rotura de puente térmico y vidrios bajo emisivos, que evitan el efecto de pared fría, y la condensación sobre las ventanas; siempre que el edificio no presente deficiencias constructivas en el aislamiento de muros, forjados y paredes.